miércoles, 8 de abril de 2015

CRÓNICA MEDIA MARATÓN DE BERLIN 2015

Nuestro compañero Diego Juez se desplazo hasta Berlin para correr la Media Maratón de Berlin 2015 y quiero compartir con vosotros su experiencia.

Mi primera carrera internacional”, la hermana pequeña de la gran prueba europea de Berlín, el motivo principal no sé muy bien si era conocer Berlín, ver a mi primo Borja o correr una gran media, ...bueno… pongamos 25% carrera, 25% turismo y 50% ver a la familia que siempre tira un poco más.


Cuando decidí el viaje, las inscripciones para la carrera ya se habían agotado, así que me costó un poco conseguir algún dorsal disponible y al final, gracias a la mediación de una agencia de viajes deportivos por internet, tuve la suerte de conseguir uno a un precio más o menos razonable. 

Tras llegar a Alemania, lo primero de “turisteo” conociendo lo más peculiar y alternativo de la capital alemana, los grafitis, eventos culturales y la cerveza, son la marca particular de esta ciudad que huele a la II Guerra Mundial por todas las esquinas. 

La feria del corredor está en el aeropuerto de Tempelhof en el centro de la ciudad, ahora ya sin actividad. La feria es enorme, se te van los ojos en cada stand y la verdad es que no está mal de precio, allí se pueden comprar bastantes cosas, todo ello muy bien organizado, a la hora de recoger los dorsales me sorprendió lo pobre que es la bolsa de corredor, no te dan casi nada, si quieres camiseta conmemorativa, tienes que pasar por la tienda de Adidas y 30 eurazos. En la propia feria se puede comer algo, allí hay un autobús exclusivo de la carrera con grifos de cerveza y bastantes puestos de currybust, perritos, pasta, comida variada y cafés para la ocasión. 

En cuanto a la carrera, llegamos con antelación y vimos salir en primer lugar a los patinadores, me sorprendió la cantidad de baños portátiles, aún así, cuando estaba en la línea de salida sentí que tenía que haber ido a visitarlos una vez más (jejeje). Muchos puestos de agua para hidratarse y multitud de camiones para dejar la ropa de abrigo, aunque la temperatura no era mala para correr sí que soplaba un viento un poco molesto. Todo estaba preparado para el comienzo, cerca de 32.000 corredores, la salida menos ruidosa de lo que me esperaba, pero las pulsaciones a tope, así que adelante a por los 21km!!! 

Salimos cerca de la Plaza Alexandre y los primeros kms atraviesas la isla de los museos, embajadas, la Catedral,… había bastante gente a los lados aunque solo se oía algún que otro grupo de españoles y algún que otro polaco animando. Poco a poco vamos cogiendo ritmo y posición, en el km 3 uno de los puntos emblemáticos de la prueba, el paso por la puerta de Brademburgo, lugar mítico de la unificación de las dos Alemanias. Mi ritmo en el km 5 (22:44 a ritmo de 4:32), solo me falta la cámara de fotos voy disfrutando la carrera a tope, nos adentramos en la Alemania Democrática tras pasar un parque entre tanques, en el km 10 (45:32 sigo a 4:32), creo que puedo batir mi mejor marca, en todo el recorrido no hay ninguna cuesta, es totalmente llano así que me vengo arriba y empiezo a forzar un poco más, en el 15 (1:07:28 estoy a un ritmo de 4:30), mucho mejor de lo que me podía imaginar!!) Las fuerzas empiezan a estar justas pero por Pôstdamer place, veo que solo me falta 6 km. ¿Solo? 

Justo antes de Checkpoint Charlie, donde todavía se conserva uno de los pasos fronterizos del muro, entre el 16 y el 17, me encuentro mi particular “muro de Berlín”, creo que me he venido arriba demasiado pronto, el paso por la Alemania del Este me ha causado mella, voy ajustando el ritmo, las piernas no responden como los primeros kilómetros, ya cada vez queda menos, al fondo se ve la torre de Alexandre Place (el “pirulí berlinés”), mis únicos objetivos encontrarme con “mi club de fans” y la tan ansiada cerveza post-carrera… 

Después de (1:37:22 – 4:36) Platz: 2.345, Platz:401 (in der Altersklasse M35) 


Llego a meta contento con la carrera realizada, es mi mejor marca, muy feliz, pero con la pequeña espinita de haber llegado un poco más entero al final, así que, tras recibir la medalla, agua, fruta, té y la cervecita de medio litro que te dan a la llegada, nos espera la recompensa de una buena comilona. Muy recomendable para todo el que se quiera apuntar. Hermosa ciudad y hermosa prueba. 

Un saludo, Prost!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada