jueves, 10 de diciembre de 2015

MI PRIMERA MARATÓN VALENCIA POR DIEGO JUEZ

"No es lo mismo correr, que correr en Valencia", así reza la camiseta técnica que nos entregaron en la feria del corredor y "corre a animar" en los carteles que se ven por toda Valencia, no pueden ser más ciertas dichas frases, mis primeras líneas son para felicitar a la organización, voluntarios y sobre todo a la gente que con sus ánimos hace que esta carrera sea impresionante y altísimamente recomendable.




Yo creo que todas las carreras se empiezan a correr mucho antes del pistoletazo de salida, llevaba mucho tiempo con la idea de los 42, pero hasta hace muy poco tiempo, era más una ilusión que una realidad, dentro de las promesas del nuevo año estaba correr la distancia mítica, pero he de reconocer que mi opción era Nueva York (tenía la convicción de que iba a ser la primera y la última), al final el destino te va mandando mensajes; ...una lesión que hace que te preguntes si alguna vez estarás igual, una portada de revista, compañeros de equipo que se han lanzado, ... Hasta que en una salida de entreno con Pablo me empujó "Tio!, vente pa' Valencia", - Venga! Con un par...

Creo que durante todo este tiempo he leído todos los planes de entrenamiento posibles, todas las webs, tweets, consejos, recomendaciones, motivaciones, libros, TODO sobre la MARATÓN, cuanto más leía, más dudas tenía pero me lo había propuesto y lo tenía que conseguir, ya no hay marcha atrás. Me hice un plan personalizado según las carreras que más me gustan cerca de Burgos y con algunas nuevas; Media del Bajo Pas, 10 km Aranda de Duero, Demandasaurus en Salas de los Infantes, Bilbao Night y me quede con las ganas de ver a Placido en la Media de Cerezo de Río Tirón.

Así y gracias a la compañía de amigos como Manolo, Juan Carlos, Jesús y David entre otros fui cogiendo la forma a base de madrugar los fines de semana y sin apenas darme cuenta se presento ya el 15 de noviembre, fecha marcada en rotulador en el calendario y seguía con las mismas dudas; ¿qué ritmo tengo que llevar? ¿Cuántos geles tomar? ¿Qué hago si viene el tío del mazo? Y tantas otras...

Son las siete de la mañana tras desayunar lo mismo de siempre me dirijo a la salida en bus donde he quedado con Diego Salinas, compañero y amigo, tras la foto oficial del equipo y tras darme los últimos consejos él se fue hacia dónde corren los cracks (bajo de 3:30 el maquina), yo me fui donde los de la segunda salida ya que me apunté para acabar sobre las cuatro horas, los nervios a flor de piel, minuto de silencio por los atentados de París y salimos..., sin duda el reto deportivo más duro al que me he enfrentado.

Diego Juez y Diego Salinas nuestros cracks en Valencia

Los primeros minutos a ritmo muy tranquilo, ritmo muy lento, había mucha gente pero no quería ir adelantando haciendo eslalon, eso me lo había prohibido todo el mundo, la carrera es muy larga y ya habrá tiempo de acelerar, a partir del km 2-3 se puede rodar perfectamente, son calles muy anchas, los diez primeros kilómetros muy tranquilos, ritmo de 5:10, disfrutando de la ciudad y pensando que quizás podría forzar más, pulsaciones muy bajas. Sobre el kilómetro 14 me encuentro con los míos por sorpresa y me da un buen subidón. A la altura de la media maratón sigo muy parecido tanto en sensaciones, ritmo y pulsaciones, a estas alturas ya podía intuir los ánimos que me estaban dando mis amigos y familiares desde la magnífica aplicación de la Maratón de Valencia para seguir la carrera. (Su apoyo tb se siente). 

Un poco más adelante un tumulto de gente cierra las calles para animar, las pulsaciones empiezan a subir por la emoción y por el cansancio, así que desde ese momento decido no mirar más el reloj y concentrarme en la carrera, km 25 cambio de gorra, para un tío de Burgos hacía mucho calor, no tanto como me temía pero el sol pegaba con ganas así que me cambio la visera que ya la tenía empapada, Primera prueba de fuego superada.

A lo lejos veo las puertas de Mordor, el temible km 30, solo pensar en ello me tiemblan las piernas, me imaginaba a los orcos preparando la masa para fabricar mi "muro"- pero... No parece tanto, esto es todo leyenda, seguimos a ritmo un poco más lento pero bien, la hidratación perfecta y con los geles exactos, en las piernas se acumulan cansancio pero como más o menos imaginábamos, pero hay amigo.... Llega el 35... El 35... Solo recordarlo ahora me produce pánico, como definir el 35 sin palabras malsonantes, imposible; desde la batalla de maratón no hubo una lucha como el 35 con mi cabeza , mis piernas parecían que podían aguantar pero estaba como inquieto y mal, vinieron sus refuerzos el km 36 y km 37 (¿qué hago yo aquí?, ¿quién me mandara meterme en estos líos?), pero junto a mí luchaba también Pablo que me fue animando y mimando en toda esta procesión, poco a poco les fuimos venciendo y en el 38 salimos victoriosos, allí desaparecieron todos los pensamientos negativos y ya sabía que llegaba.


"Chapeau" para los grupos de fallas,grupos de música y para toda la afición de Valencia, nos acompañaron durante toda la carrera pero los últimos kilómetros te sentías como Perico subiendo el Tourmalet. lo mejor estaba por llegar en el 41,800 es cuando vi a los míos dándome los últimos ánimos, allí el corazón se me salía, fueron mis máximas pulsaciones pero no por esfuerzo sino por la satisfacción y los recuerdos de todos los entrenamientos, carreras que han sufrido junto a mí, sin duda esto es también trabajó suyo, gracias.

Ya se divisa esta mítica recta de llegada atravesando las aguas de la Ciudad de las Ciencias. "Lo he logrado, lo he conseguido" me sentía el Rey del Mundo, no sé muy bien como lo celebre a la llegada, solo recuerdo que pare el reloj y ni se me ocurrió mirar el tiempo que había realizado, no me importaba, lo había conseguido, me fui a recoger la medalla, agua y me tome una cerveza, que por algo somos BEERs y nos patrocina la CERVECERIA FLANDES, y tras retomar fuerzas veo mi 3:47. Estaba Muy contento no sólo había acabado la carrera sino que había vencido al hombre del mazo y había bajado de 4 horas.

Solo quedaba el momento de abrazar a mi familia y meter los pies en el agua, mi más sincero agradecimiento a todos los que estáis ahí, mis padres, familia, esos Trompas, los Burgaleses en el running, Cellophan y de una manera más especial a Henar, Pablo y Mencia que realizaron casi un 10 k para animarme y darme fuerzas y como no a los principales Monica, Claudia y Marcos que sin ellos esto nunca hubiese sido posible.


P.D: Los lectores del post tb podéis agradecer a Monica que se ha ido de tiendas con Claudia y me ha dejado con el pequeño dormido y me he entretenido escribiendo esta chapita de relato que espero os guste.

video


Diego Juez

No hay comentarios:

Publicar un comentario